San Luis por fin abre sus puertas
10/10/2016
El Gallo Rojo y sus cervezas artesanales: cita obligada en Sevilla
11/22/2016

Marcos Domínguez: un escultor internacional en San Luis

Marcos Domínguez, maestro escultor, acumula una dilatada y exitosa trayectoria en un sector artístico, la escultura, nada fácil. En su taller de los corralones del Pelícano imparte sus clases, comparte sus conocimientos y contagia su pasión por el arte. Todo un lujo para nuestro barrio y sus gentes.

Asegura que cuando llegó a Sevilla -hace veinte años y tras una estancia en París- recibió un ‘shock’. Se reencontró con una ciudad “muy poco abierta a las novedades”. “Se conformaba con lo que tenía. Ahora, afortunadamente, hay más interés por el arte más allá de lo tradicional. Se han dulcificado los contrastes”.

 El maestro escultor Marcos Domínguez nos recibe en su taller de la plaza del Pelícano, en el conjunto de corralones que se ha convertido en una pequeña barriada de artistas. Allí se instaló cuando llegó de la capital francesa. “Todo me parecía muy barato en comparación con París”. Fue en el país vecino, en 1995, donde comenzó a trabajar como maestro de escultura, concretamente en el Atelier du Passage. Nosotros queremos que lo conozcáis un poco mejor en este recorrido por los habitantes de nuestro barrio que estamos haciendo con motivo de nuestro X aniversario. Además, Marcos forma parte del grupo de artistas Pelícano 5, muy vinculado a conTenedor desde sus inicios. Y varias de sus obras se encuentran en nuestro restaurante. ¡Os retamos a que en vuestra próxima visita las descubráis! De momento os mostramos algunos ejemplos de su obra personal, muy influenciada por la naturaleza y las energías superiores al ser humano, como él mismo explica. “Mi obra personal es la búsqueda de esa energía, recibirla y darle forma a la piedra”. Aunque trabaja con multitud de materiales, piedra y madera son sus predilectos.

En las imágenes: Elefante, La ola y Duende del bosque.

Su currículum es tan amplio y sus trabajos tantos, que tendríamos que ampliar de forma desmesurada este post. Por eso os invitamos a que visitéis su web si queréis profundizar en su trayectoria y su trabajo. De momento nosotros nos colamos en su estudio, donde dos de sus alumnos se concentran de forma absoluta en el trabajo que se traen entre manos. “Comencé a dar clases en París, y he desarrollado mi propio método, mi forma de enseñar. Mis alumnos suelen ser personas muy interesadas en el mundo del arte y la escultura. Vienen a aprender y practicar, no suelen tomarse el taller como una forma de socializarse. Y cuando alguien viene con esa intención y comprueba que nadie le sigue la charla, no suele volver”, comenta con media sonrisa. Por su estudio también pasan artistas foráneos profesionales que vienen a Sevilla para hacer cursos intensivos de una o dos semanas.

Él ha sido testigo del proceso de apertura cultural que nuestra ciudad ha vivido, sobre todo en la última década. “La gente joven tiene nuevas inquietudes y demanda otra oferta que vaya más allá de las fiestas populares. Hay mundo más allá de la Semana Santa, la Feria y los toros… aunque Picasso recibió mucha inspiración de la tauromaquia”.

También existe una importante corriente de interés hacia el arte por parte de los adultos. “Porque quieren decorar su casa con piezas artísticas, darle sentido a su entorno, invertir en arte o sencillamente hacer un regalo especial a alguien querido”. Marcos suele hacer un showroom de venta al público al año. “Las galerías están de capa caída”. Y su contacto directo con el cliente resulta mucho más gratificante para las dos partes. “La utilidad del arte es hacernos la vida más agradable, y eso es lo que busca la gente. La música, la poesía, existen para despertar sensaciones y crear otras nuevas”.

Marcos Domínguez trabaja investigando sensaciones, más allá de las formas. “Hay una idea universal superior a mí, una idea de la que parto para convertirme en un mero transmisor”. Las fuerzas de la naturaleza, lo animal y lo humano como uno solo… son las constantes en su expresividad, y esto se traslada a su obra monumental.

En las fotos: el Saltador de edificios o el reloj de sol (Fábrica de Tabacos, Sevilla); escultura monumental Jardín Micólogico ‘La Trufa’ (Priego de Córdoba); Ángel (Mímice, Croacia).

Y hasta aquí el post de hoy. Esperamos que os haya resultado interesante esta incursión en el taller de Marcos Domínguez y os invitámos a que sigáis atentos a nuestra página de Facebook, donde os mantendremos informados de novedades y nuevas publicaciones en nuestro blog.