Luciano: el alma del Huerto del Rey Moro
04/13/2016
Gianluca Stasi: arquitectura ‘slow’ para el barrio
06/15/2016

Miguelo Delgado: el jazz de Sevilla, al mundo.

CUMPLIMOS DIEZ AÑOS. Miguelo Delgado, guitarrista de jazz es uno de los artistas con los que tenemos el lujo de contar cada martes por la noche. Sevillano y de gran proyección internacional, se está haciendo un importante hueco en un mundo complicado. Para nosotros es un placer escucharlo y en este post queremos que lo conozcáis un poquito mejor.

Miguelo Delgado confiesa que le debe su nombre a nuestro Ricardo Llinares, por una anécdota de la infancia que solo ellos conocen. Unido por la amistad a conTenedor -sus padres son amigos de Javier y Ricardo- desde hace unos meses forma parte del elenco de músicos que cada martes noche toca en directo para nuestros comensales. Pero el caso de Miguelo, sin desmerecer a los demás artistas, es especial, porque no se trata de un músico cualquiera. Con solo 35 años su carrera está despegando a nivel internacional y cuando mantenemos esta entrevista está recién llegado de México, donde ha sido el único europeo que ha participado en el Festival de Jazz de Polanco, en México. “Me han dado un sitio, me he sentido bastante respetado”. Su gran proyección no es casual, atrás quedan muchos años de trabajo que han dado muchos frutos, por ejemplo, dos discos: ‘Ritmo & Cambio’ y LUZ que se pueden escuchar y comprar en Spotify, Bandcamp, Amazon, iTunes, Deezer, Google Play…

(En la foto, durante su actuación en el citado festival).

Asume que difícilmente será profeta en su tierra. “Mi música no es mayoritaria. Grandes artistas del jazz pasan desapercibidos por la calle, porque solo los aficionados los conocen. Imagínate yo”. Inmediatamente Miguelo nombra al que considera su gran maestro, Fran Mazuelos. “Reivindico la figura del maestro, en un tiempo en que todo el mundo despliega un amplio currículum de formación en muchas escuelas. Decir que solo te formó un profesor, parece que es algo pequeño. Pero a mí supo conocerme y guiarme en mi forma de tocar. No he sido un número más”. Algo que él mismo aplica ahora con sus alumnos, a los que se dedica en exclusiva de forma individual.

En el hogar de Miguelo siempre estuvo presente la música, su madre y sus dos hermanos mayores tocaban la guitarra. “Yo empecé a tantear con 11 años, y a los 19 comencé mis clases con Fran Mazuelos y ahí comencé a descubrir la complejidad de la música, su envergadura, los acordes, las melodías…”. De forma paralela Miguelo cursó sus estudios de Ingeniero Técnico Industrial, pero con 25 años decidió dedicarse por entero al mundo de la música. “Ahora, cuando dices que eres músico, te miran como si fueras un marciano. Y si dices que eres un funcionario, te miran con admiración. Supongo que estamos asistiendo a la institucionalización de la vida, y de esa forma si no eres músico con título, tampoco vales”. Miguelo habla desde su propia experiencia como autodidacta, formado con su maestro y asistiendo a multitud de ‘masterclass’, con otros guitarristas, por ejemplo, de la talla de John Scofield. “Y tocar, tocar muchísimo. Escucharme y corregirme”. (En la foto, con sus compañeros Juan de la Oliva y Álvaro Gandul).

Tras una etapa tocando en diferentes conjuntos y componiendo, nuestro músico dio un nuevo paso adelante hace cinco años cuando decidió impulsar su carrera de forma individual. Hizo una apuesta personal por su nombre como artista y ahora busca sus conciertos para él mismo como guitarrista de jazz. Desde entonces ha actuado en el Festival de Jazz de la Provincia, en los Jardines del Alcázar, en Suiza, Francia, Italia… y tenemos el lujazo de disfrutar de su música en conTenedor con nada menos que dos horas ininterrumpidas, sin descansos. “Me lo planteo como un ejercicio, un juego en el que busco conectar con los comensales. Y aunque estén disfrutando de la comida, o charlando, mi intención es llegar a ellos de una forma sutil y crearles sensaciones”.

Con nuestro restaurante dice sentirse identificado. “Es un lugar donde se trabaja mucho para hacer las cosas bien, además han logrado hacerse un hueco en un lugar que no es zona turística ni polo de atracción gastronómico. Le han dado su toque personal, un aire muy humano. Para mí son un ejemplo de cómo hay que hacer las cosas”. Desde conTenedor, al que puedes considerar tu casa, te deseamos mucha suerte y muchos éxitos. www.miguelodelgado.com